Salteado de ñoquis y tomates cherry con rúcula, albahaca y parmesano: receta en una sola sartén con sabor italiano

No te olvides de compartir

0
(0)

Hay que reivindicar más los ricos ñoquis o gnocchi en la cocina diaria. No hacerlos caseros, que exigen más trabajo y maña, pero sí tratarlos como si fueran pasta fresca. Son incluso más fáciles de cocinar, no hace falta poner agua a hervir y podemos cocinarlos directamente en el horno o al fuego, como en esta apetecible receta de salteado con puro sabor a Italia.

Hemos adaptado la idea de esta otra versión en la que emplean el horno; sin duda quedarán también estupendos pero, puesto que no teníamos previsto aprovechar para hornear nada más, nos decidimos por probar el método directo en la sartén. Es una receta tan sencilla como añadir casi todos los ingredientes a la misma, remover un poco, tapar y dejar que el calor haga su magia.

Ingredientes

Para 4 personas

  • Cebolla blanca o morada0.5
  • Diente de ajo2
  • Tomate cherry de una o dos variedades500 g
  • Ñoquis500 g
  • Limón0.5
  • Rúcula (aproximadamente)80 g
  • Albahaca fresca al gusto
  • Queso parmesano o pecorino al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Cómo hacer salteado de ñoquis

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total35 m
  • Elaboraciónm
  • Cocción30 m

Cortar la cebolla pelada en plumas no muy finas y dejar los ajos sin pelar la última capa. Calentar dos o tres cucharadas de aceite en una sartén amplia y añadir estos ingredientes con los tomates enteros y un poco de sal. Remover para que empiecen a soltar aroma y echar los ñoquis tal cual.

Mezclar homogéneamente, salpimentar y tapar. Dejar cocinar a fuego medio-bajo unos 25-30 minutos, removiendo un poco de vez en cuando. Cuando los tomates estén casi todos medio deshechos -se pueden aplastar un poco con la espátula-, subir el fuego un poco y terminar de saltear sin tapar para dorar los ñoquis. Retirar los ajos y reservar

Pelar los ajos y machacar en mortero o un cuenco con un poco de sal, pimienta, un chorro de zumo de limón y una o dos cucharadas de aceite, hasta tener un aliño. Repartir la rúcula en platos o una fuente, agregar el contenido de la sartén y unas hojas de albahaca fresca lavadas y secas.

Terminar aderezando con el aliño y unas lascas de queso parmesano, pecorino o, en su defecto, un buen curado de oveja o cabra. Añadir pimienta negra extra si se desea,siempre recién molida. Directoalapaladar

¿Qué te pareció este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


No te olvides de compartir