México cierra su unidad de élite antidrogas SIU, que trabajaba directamente con la DEA

No te olvides de compartir

0
(0)

Se trata de la Unidad de Investigación Sensible (SIU, por sus siglas en inglés), que desde 1997 fue instalada por la Administración para el Control de Drogas de EE.UU. al interior de la Policía Federal.

El Gobierno de México habría cerrado una de las dos unidades de élite antinarcóticos que operaban en el territorio de la mano de la Administración para el Control de Drogas de EE.UU. (DEA, por sus siglas en inglés), según informó este martes la agencia Reuters.

Se trata de la Unidad de Investigación Sensible (SIU, por sus siglas en inglés), que desde 1997 fue instalada por la DEA al interior de la Policía Federal de México, una instancia que fue desaparecida en 2019 por órdenes del presidente Andrés Manuel López Obrador para dar paso a la Guardia Nacional.

Con la desaparición de la Policía Federal, este grupo de la SIU redujo su actividad y únicamente colaboró con la DEA en operaciones antinarcóticos ejecutadas en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM), enfocados principalmente en detener el contrabando de fentanilo, una de las prioridades del Gobierno estadounidense en el combate al tráfico de drogas.

CIERRE DE LA SIU

Un agente de la DEA confirmó a la citada agencia que, en abril de 2021, la Administración de López Obrador notificó a EE.UU. sobre el cierre de una de las unidades mexicanas SIU que operaban en el territorio. El otro grupo de élite, instalado al interior de la Fiscalía General de la República (FGR), continúa en activo.

Pese a que tiene un año que se ordenó el cierre de esa unidad mexicana, ni el Gobierno de López Obrador ni la DEA habían informado al respecto.

Unos 50 agentes formaban parte de los dos grupos mexicanos de la SIU. Esta unidad de élite habría participado activamente en la captura del entonces líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, ocurrida el 8 de enero de 2016 en Sinaloa.

DESACUERDOS EN SEGURIDAD ENTRE MÉXICO Y EE.UU.

Los Gobiernos de México y EE.UU. tuvieron desacuerdos en materia de seguridad a partir de que el exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, fue detenido en octubre de 2020 en un aeropuerto de Los Ángeles, California, para luego ser trasladado ante una Corte Federal con sede en Nueva York, donde se le imputaron delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

En las semanas siguientes, la Administración de López Obrador presionó a EE.UU. para que le retiraran los cargos a Cienfuegos, algo que finalmente sucedió en noviembre de 2020. El exsecretario fue trasladado a México y la FGR lo exoneró por «falta de evidencia».

En este marco, el Congreso mexicano aprobó una iniciativa enviada por López Obrador para acotar la actuación de las agencias extranjeras en el territorio nacional. A partir de ese momento, se obligó a los agentes de seguridad a que informen a las autoridades mexicanas sobre sus acciones y los hallazgos de sus investigaciones.

Así, la relación de México y EE.UU. en materia de seguridad tuvo algunas modificaciones, principalmente porque la Administración de López Obrador anunció en 2021 el fin de la Iniciativa Mérida, como se le conoce al plan firmado en 2007 por los mandatarios de EE.UU., George W. Bush (2002-2009), y de México, Felipe Calderón (2006-2012), con el que Washington proporcionó a las instituciones de seguridad del país latinoamericano más de 3.000 millones de dólares para la compra de armamento y capacitación en el contexto de la llamada «guerra contra el narcotráfico».

En su lugar, los Gobiernos de López Obrador y de Joe Biden firmaron el Entendimiento Bicentenario, que tiene entre sus principales objetivos reducir los homicidios y frenar el tráfico de armas ilícitas en México, así como detener el trasiego de drogas sintéticas a EE.UU. RT

¿Qué te pareció este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


No te olvides de compartir