Joven que agredió brutalmente a su expareja está acusado y preso a la espera de juicio

No te olvides de compartir

0
(0)
Captura de pantalla del vídeo de la agresión. GENTILEZA

Causa de agresión ocurrida en Mariano Roque Alonso el año pasado ya se encuentra con acusación por tentativa de feminicidio y fue elevada a juicio oral y público. El hombre había sido detenido, acusado y sigue recluido en la Penitenciaria hasta la fecha, informaron desde el Ministerio Público. 

En relación a la agresión que sufrió la víctima Cynthia Carolina Díaz Acosta el año pasado por parte de su expareja Paulo Sergio Samudio Sanabria, la agente fiscal Nohelia Naumann explicó que el hombre fue imputado y acusado por tentativa de feminicidio. Además, se encuentra con prisión preventiva en la Penitenciaría Nacional de Emboscada.

La fiscala Naumann explicó que el hombre fue acusado por tentativa de feminicidio y por A.I. N° 2.119, de fecha 22 de octubre del 2021, el juez Nelson Romero del Juzgado Penal de Garantías N° 3 de la ciudad de Luque elevó la causa a Juicio oral y público.

En dicho A.I. además, se mantienen las medidas cautelares (prisión preventiva). La agente fiscal interviniente explicó que Paulo Samudio cuenta con restricción de acercamiento a la víctima de la causa y se encuentra recluido dentro de la Penitenciaria.

El hecho ocurrió en horas de la madrugada de febrero del 2021, a un costado de la Ruta Transchaco y la calle General Garay, de la ciudad de Mariano Roque Alonso. Cynthia Díaz fue agredida violentamente por su expareja, quien la tomó de la cabeza y arrojó al suelo contra un cantero, provocándole una importante herida; luego la arrastró y pateó en la cabeza y abdomen. La agente Naumann intervino en la causa, en aquella oportunidad ordenó la captura inmediata del mencionado hombre, quien se encuentra recluido hasta la fecha.

¿Qué te pareció este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.


No te olvides de compartir